LOS VIEJITOS

  LOS VIEJITOS
SUS DERECHOS

LOS HOGARES DE ANCIANOS
QUIEN LOS CONTROLA



Dado que en coincidencia con varios lectores, pretendemos poner este tema en la Agenda de nuestro Sr. Alcalde (el amigo "Goyo") y que además hemos resuelto crear un grupo en FaceBook en busca de reunir voluntades para esta lucha. Hoy publicamos algunos comentarios de lectores, los Derechos de los Ancianos, fragmentos de publicaciones y un par de videos.

Derechos de los ancianos




 
Las personas mayores tienen los mismos derechos que los adultos y jóvenes
 
Con frecuencia nos olvidamos de los derechos de las personas mayores. Los tienen porque son seres humanos, pero principalmente porque se los han ganado a través de la vida, ya que gracias a ellos, ahora nosotros somos quienes somos y estamos donde estamos.
Las personas mayores tienen por tanto mucho de lo que todavía nos falta nos adquirir, ya que la mayoría de nosotros, si así está destinado, en un tiempo ocuparemos su lugar y no nos gustaría ser menospreciados, ignorados o abandonados.
Si bien muchas de sus habilidades y capacidades se van limitando con la edad, la experiencia, los valores, conocimientos y enseñanzas que tienen para nosotros no tienen límites.
Gracias a la modificación del estilo de vida, a los avances médicos y científicos la población de personas mayores es cada vez más grande y aunque la mayoría de los sistemas laborales, suelen “jubilarlos” a los 65 años, todavía hay muchísimos que tienen mucho que dar, que aprender y que enseñar a los demás, es decir su productividad no termina con los años, simplemente cambia, a veces forzada la forma de manifestarla.
Mientras más activa, creativa, productiva y relacionada familiar y socialmente se encuentre una persona mayor, su salud integral estará en mejores condiciones, para lo más que se pueda sean independientes, solamente hay que darles la oportunidad.
La vejez, más que un asunto de edad, es de conciencia.
Actualmente, alrededor del 8% de los mexicanos tienen más de 60 años y casi ocho millones de ancianos padecen enfermedad, abandono o soledad.
Las personas de la tercera edad tienen derecho a vivir con dignidad y verse libres de explotación y de malos tratos, físicos o mentales y por ello Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Instituto Nacional de Personas Adultas Mayores, han luchado por promover los derechos humanos de los hombres y mujeres de pelo blanco.
 
Entre los principales derechos de las personas mayores están:
 
- El vivir tranquilos, acompañados, felices, sin preocupaciones en el seno de la familia que ellos edificaron.

- El tener acceso a alimentos preparados especialmente dependiendo de su estado físico o de salud.

- El mantenerse limpios y arreglados con ayuda de los demás.

- A poderse reunir con sus hijos, nietos, parientes y amigos para recordar todo lo que hicieron cuando eran más jóvenes y tienen derecho a ser escuchados y a que sus opiniones sean tomadas en cuenta.

- A ser atendidos en sus problemas de salud con calidad, oportunidad y cariño, procurando en todo momento su bienestar integral.

- A vivir en un hogar que les brinde amor, ayuda y comprensión y a ser ubicados en casas de reposo o asilos solamente si así ellos lo desean.

- Tienen derecho a manejar y utilizar sus bienes y dinero libremente, a menos que sus capacidades mentales lo impida, para lo que es necesario que tengan un apoderado legalmente reconocido.

- Tienen derecho a no ser abandonados. - Tienen derecho a platicar, opinar y participar en las decisiones familiares.

- A divertirse y descansar.

- A vivir en un ambiente seguro, sin riesgos de accidentes.

- A no ser tratados con violencia física o psicológica. A no recibir burlas ante sus “discapacidades”, fisiológicas o mentales.

- A la seguridad social para que puedan ser atendidos en todos los problemas de salud que presenten y a la educación si así lo desean.

- Tienen derecho a tener un trabajo digno y bien remunerado, si están en condiciones de realizarlo y así lo desean.

- A recibir una pensión justa por retirarse después de haber cumplido con los requisitos de trabajo que marca la ley.

- A recibir el mismo trato legal ante cualquier problema que tengan.

- A que se les ceda el paso y se les den sitios privilegiados en todos los lugares a donde asistan: bancos, tiendas, cines, transportes, etc.
Fuente: esmas.com

Este fue el valiente correo de una lectora:

Mensaje: Hola,no quisiera parecer la revolucionaria "del pueblo"pero como me gusta la justicia "JUSTA",(valga la redundancia) hace pocos dias escribí algo sobre la tercera edad, conté cosas que existen y a las pruebas me remito, pero hay algo que no logro entender, hace varios años me encargué de conseguir pruebas de lo que ocurre en San Carlos, con los "cementerios de VIEJOS"aunque los propietarios le llaman "RESIDENCIALES" para la tercera edad, presenté denuncia escrita al M.S.P. con dirección, nombre de los lugares, etc.
Como lo conté antes, lo que me llama enormemente la atención es, que hayan hecho (las autoridades)un "cursillo"para las sras. propietarias que fue (parte de el)televisado!!!.
Segun dicen fue algo para que las personas que cuidan ancianos ,tengan alguna idea de como manejarse, ¡¡¡ Que BRUTAL NO??? como que cuidar a un anciano sea algo tan facil como aprender jardinería, panadería, electricidad, etc.

Lo que estas autoridades no saben (parece) es que TODAS esas mujeres, de un nivel de cuarta, son solo un montón de cabello rubio, perfume rico , linda ropa y zapatos caros, que fueron comprados con el dinero de los pobres viejos que estan a su cargo.
Como siempre, me hago cargo de lo que digo no me escondo detras de un apodo o unas iniciales, e invito a quien le interese el caso se sume a desenmascar a todas estas truchas, estas personas sin sentimiento, y que siga quien haga bien su trabajo y sino que cada uno se haga cargo de su "viejo/a"que en definiva le dio la vida.

Cada "viejo"como lo llaman estos, pagan $u10.000 y mas!! por mes, ninguno de ellos (pobrecitos) se lo ganaron sin laburar y MUCHO, quizás los más ,tenían planes para su vejez, y se los tiraron abajo metiendolos en una "residencial" algunos por comodidad,y otros por necesidad,y lo peor es que quienes tienen necesidad de estos lugares, son embaucados, con un teatro montado, con hermosos sillones, plantas y cosas lindas, lo cual compran sin saber que sus "viejos" pasaran a ser parte de ese montaje, que seran un artista mas "del teatro" hasta que un dia un golpe, un baño frio, una comida en mal estado, o un empastillaje (no autorizado) les cause la muerte.

Como dije antes me hago cargo de lo que digo.....MYRIAM SANCHEZ.
N.R. Valiente denuncia, ojalá cunda el ejemplo.

 


 

Fragmentos de algunas publicaciones:

 TERCERA EDAD | Preocupación en Salud Pública 

Hay unas mil casas de salud pero solo 29 están en regla
Preparan una nueva ley para el sector y llaman a todos los servicios a inscribirse y regularizar su situación


María Eugenia Lima

Mirta Reyes tiene 83 años. Ahora vive en el Hospital Piñeyro del Campo, adonde llegó después que la casa de ancianos en que vivía fuera clausurada por el Ministerio de Salud Pública. Al igual que muchos adultos mayores sufrió las condiciones inhumanas de una residencia de ancianos ilegal. Situaciones como ésta han alarmado a las autoridades sanitarias, las que han detectado, según dijo Jorge Basso, director Nacional de Salud a El País, que hay unas 1.000 casas de ancianos en todo el país pero solamente una veintena de ellas están formalmente habilitadas.

El testimonio de Mirta es claro sobre la realidad a revertir y prevenir:
 
"Yo no podía caminar. Me hacían ir al baño a golpes sin el andador. Me hacían parar agarrada de la canilla sin ropa por una hora. Pasé las mil y una noches. Nos daban polenta y yo no podía pasarla.

Me decían: "¡Pobre de vos que arrojes!. Te quedarás de noche pero tenés que comer eso. De noche nos daban un té negro con dos pedazos de pan duro. Un infierno. Yo no comía pero ellos se trataban de lo mejor. Me sacaban toda la jubilación. No podía comprar ni siquiera un bizcochito, un pan fresco. Me hacían acostar en el suelo con un colchón. Lo que yo pasé, sólo Dios sabe. Fue tan terrible encontrarme en ese ambiente.


Pasaban por al lado mío y decían: "¡Qué cosa horrible. Qué olor tiene esta mujer!. A un hombre que también estaba ahí, enfermo, lo mandaban a tomar frío con una camisetita. Habían cuatro o cinco más. Muchos años pasé así. No me acuerdo cuánto porque perdí la memoria. Tenía escaras en la espalda. Acá me están curando. Me levantan temprano. Un buen baño. Después la señora Mirta me lava los dientes, voy al baño, me visto. Me dan un buen almuerzo con pan y dulce. Una leche. Después ceno. Una diferencia enorme".

FRAG. EL PAIS


" En la reunión de acuerdos ministeriales de la víspera, el presidente Tabaré Vázquez firmó un decreto presentado por el Ministerio de Salud Pública (MSP) con el objetivo de categorizar las casas de salud donde se alojan pacientes de la tercera edad.

 

La norma denomina "hogares" a los centros sin fines de lucro y "residenciales" a los que sí persiguen un afán monetario. Para estos últimos establece un protocolo que permite reunir a los establecimientos en distintos grupos de acuerdo la calidad de servicio que ofrecen.

Las categorías van desde la A a la D, siendo la primera la de mayor calidad de atención. Para determinar la pertenencia de un centro a cada nivel de la escala se tienen en cuenta los elementos de cuidado, confort, la relación entre la cantidad de trabajadores que poseen y la que deben tener de acuerdo al número de internos "autovalidos" y los que necesitan un cuidado permanente.

Asimismo el decreto incluye la obligatoriedad de que las casas de salud cumplan con las normas Unit para la construcción de este tipo de residenciales, es decir que sus características estructurales estén acondicionadas para que personas con dificultades de movimiento puedan trasladarse de una habitación a otra con seguridad, o utilizar el baño sin dificultad, entre otras cosas.

 

Derechos de nuestros abuelos"
La creación de este sistema de calificación fue precedida por un registro voluntario de los establecimientos dedicados a la atención de ancianos, que permitió incrementar el número de centros registrados a comienzos de 2005, cuando apenas una decena aparecía en los listados del MSP, en más de 150.

"En Uruguay tenemos el privilegio de tener una alta expectativa de vida, pero también eso lleva a que el número de personas mayores de 65 años de edad sea cada vez más elevado y tenemos como necesidad preocuparnos del bienestar de estas personas en los establecimientos; es una materia pendiente de la sociedad uruguaya, tenemos que atender esta legislación porque hace a los derechos de nuestras abuelas y abuelos", enfatizó la ministra María Julia Muñoz.

De acuerdo a datos del MSP los adultos mayores representan el 13% de la población uruguaya y de ellos casi la mitad están institucionalizados.

En 2004 los padecimientos de numerosos ancianos internados en casas de salud sin registrar y que incumplían todas las normas de cuidado mínimo de lo pacientes conmovió a toda la sociedad y motivó severos cuestionamientos al entonces director de salud, Leonardo Rissi.
 

En ese entonces, el jerarca -que luego demostró una real preocupación por el tema y cerró varios establecimientos clandestinos-, adujo que su capacidad para inspeccionar estos centros estaba reducida debido a que sólo contaba con 7 personas para desarrollar esa tarea en todo el país.

Al comienzo del gobierno de Tabaré Vázquez sólo una decena de las casas de salud estaban registradas, y el MSP contaba con 5 inspectores para vigilar el desempeño de las mismas. Actualmente, tras el registro voluntario propuesto por el MSP, más de 150 casas de salud se presentaron ante las autoridades y accedieron a en un plazo de dos años incorporar las pautas de trabajo exigidas por el Ministerio para adquirir la habilitación definitiva.

También el número de inspectores creció significativamente como resultado de llamados para provisión de cargos; hoy en día unas 50 personas, entre ellos licenciados en enfermería, están abocados a la tarea de recorrer las casas de salud y comprobar el buen trato hacia los pacientes.

A ese grupo en breve, y por un convenio entre el MSP y la Facultad de Medicina, se sumaran médicos que aún no obtuvieron un trabajo estable, quienes serán considerados pasantes durante un año y aportaran a la tarea de comprobar la calidad de los establecimientos mediante la visualización de la planta física, los conocimientos necesarios para comprobar que los ancianos se hallan en condiciones de higiene y alimentación adecuadas.
Corresponde señalar que desde que ingresaron enfermeros al cuerpo de inspectores, una de las prácticas más usuales para corroborar la calidad de la atención es verificar la ausencia de escaras en los pacientes que presentan cuadros de parálisis.   
Fuente:la republica       


 

 

 

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:
 
El Loginbox no será mostrado, ya que el extra "Ocultar Páginas" en esta página web no está activado
TE GUSTÓ-DAME UN ME GUSTA
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=